Berliner Tageszeitung - Rusia justifica la guerra en Ucrania en la celebración de la victoria de 1945 contra los nazis

Börse
MDAX 0.04% 29383.12
SDAX -0.23% 13349.79
Euro STOXX 50 -0.36% 3727.91
DAX -0.2% 14157.26
Goldpreis -0.46% 1810.6 $
TecDAX -1.41% 3067.4
EUR/USD -0.37% 1.0516 $

Rusia justifica la guerra en Ucrania en la celebración de la victoria de 1945 contra los nazis




Rusia justifica la guerra en Ucrania en la celebración de la victoria de 1945 contra los nazis

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, defendió este lunes la ofensiva en Ucrania durante el desfile militar que conmemora la victoria de 1945 sobre la Alemania nazi, mientras que el mandatario ucraniano, Volodomir Zelenski, se mostró confiado en ganar la guerra.

Textgröße:

"Me dirijo a nuestras fuerzas armadas: ustedes luchan por la patria, por su futuro", afirmó Putin en un discurso antes del desfile militar en la plaza Roja de Moscú que conmemora la victoria ante los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

Ante los miles de soldados que participaban en el desfile, Putin volvió a justificar la ofensiva contra Ucrania lanzada el 24 de febrero, alegando que Kiev preparaba un ataque contra los separatistas prorrusos en el este del país, quería dotarse de la bomba atómica y recibía el apoyo de la OTAN.

"Se estaba formando una amenaza totalmente inaceptable, directamente en nuestras fronteras", dijo, acusando de nuevo al país vecino de neonazismo y calificando la ofensiva de "respuesta preventiva". Fue la "única decisión correcta" posible, añadió.

Las fuerzas de seguridad lucían en el hombro derecho la letra "Z", convertida en símbolo de los partidarios de la ofensiva en Ucrania, ya que está pintada en los vehículos de las unidades en el conflicto.

- "20.000 ataúdes" -

Después de su discurso, 11.000 soldados y decenas de vehículos --entre ellos lanzadores de misiles-- desfilaron por la plaza Roja. También participaron unidades que regresaban del frente ucraniano.

La parte aérea del desfile tuvo que ser suspendida debido al mal tiempo.

"Nadie podía imaginar que 77 años después las fuerzas fascistas resucitarían, que las fuerzas nazis exterminarían a los civiles, cortarían los cuerpos de los rusos en pedazos", dijo a la AFP Anastasia Rybina, una economista de 37 años, que participó en una marcha en Moscú.

Desde que Vladimir Putin llegó al poder en el año 2000, el tradicional desfile del 9 de mayo celebra tanto la victoria soviética sobre la Alemania nazi como el renaciente poderío de Rusia tras la humillación de la caída de la URSS.

Poco antes de que Putin pronunciara su discurso, Zelenski publicó un video en el que dijo que Ucrania no dejará que Rusia "se apropie de la victoria" sobre el nazismo.

"En el día de la victoria sobre los nazis, estamos luchando por otra victoria, el camino hacia esta victoria es largo pero no tenemos dudas sobre nuestra victoria. Ganamos entonces, ganaremos ahora", añadió mientras caminaba por la avenida central de la capital, Kiev.

Más de dos meses después de la entrada de las tropas rusas en Ucrania los combates se centran ahora en el este del país. Moscú no ha podido tomar Kiev, frente a la incansable resistencia de los ucranianos, armados por los países occidentales.

"Putin debería haber hecho desfilar a las decenas de soldados rusos heridos", dijo Ievguen Ienine, primer viceministro ucraniano del Interior, en un video publicado en la cuenta del ministerio en Telegram.

"O llevar 20.000 ataúdes por la Plaza Roja para que las madres rusas puedan ver cómo murieron o quedaron lisiados sus hijos en Ucrania", agregó.

En Kiev casi no se celebró este día de conmemoración.

- "Fascismo y tiranía" -

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo estar "horrorizado" por el bombardeo del sábado en una escuela en la región de Lugansk, durante el cual murieron 60 civiles que estaban refugiados en el edificio.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU organizará el jueves, a petición de Kiev y con el apoyo de decenas de países, una sesión extraordinaria sobre "el deterioro de la situación de los derechos humanos en Ucrania" a raíz de la invasión rusa.

Desde Estados Unidos, que aceleró el lunes el envío de armamento a Kiev en base a una ley de la Segunda Guerra Mundial para apoyar a los aliados ante los nazis, el Pentágono alertó de que ucranianos estaban siendo deportados a Rusia contra su voluntad.

La responsable de derechos humanos del Parlamento ucraniano, Liudmila Denisova, aseguró que 1,2 millones de ciudadanos fueron deportados.

En Odesa, en el suroeste, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se vio obligado a protegerse, durante una visita sorpresa, debido a ataques con misiles, informó un funcionario de la Unión Europea.

"El Kremlin quiere ejecutar su espíritu de libertad y democracia", declaró Charles Michel en un vídeo publicado en Twitter, asegurando estar "totalmente convencido de que nunca lo conseguirán".

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo este lunes que la institución presentará en junio una respuesta al pedido de adhesión urgente a la Unión Europea hecho por Ucrania.

Pero el presidente francés, Emmanuel Macron, echó un jarro de agua fría asegurando que su eventual entrada tardaría "décadas".

Aun así, Macron y el canciller alemán Olaf Scholz expresaron su "pleno apoyo" a Kiev frente a la Puerta de Brandeburgo de Berlín, símbolo de la Guerra Fría, iluminada con los colores azul y amarillo de la bandera ucraniana.

- "Intensas" batallas -

En tanto, en el frente tenían lugar "intensas" batallas alrededor de Rubizhne y Bilogorivka, en la región de Lugansk, según indicó el gobernador Serguii Gaidai.

Hasta ahora, Rusia solo ha podido tomar el control total de una ciudad importante, Jersón. Tras haber sido frenado a las puertas de Kiev, el Estado Mayor ruso tuvo que revisar sus ambiciones a la baja y centró su ofensiva en el este y el sur del país.

En Mariúpol, un puerto en el sureste bajo control casi total de los rusos, los militares ucranianos atrincherados en la inmensa acería Azovstal aseguraron que no piensan capitular.

En Varsovia, el embajador ruso en Polonia fue rociado con pintura roja cuando se dirigía hacia el cementerio de la capital polaca, donde descansan los restos de soldados soviéticos muertos durante la Segunda Guerra Mundial, para poner un ramo.

El conflicto estuvo también presente en la concesión de los premios Pulitzer, que galardonaron con una mención especial a los periodistas ucranianos por su "valor, aguante y compromiso".

Según el Comité para la Protección de los Periodistas, siete reporteros, tres de ellos ucranianos, murieron en esta guerra.

burx-uh/meb-jvb/pc/eg/dbh/gm

L. Pchartschoy--BTZ