Berliner Tageszeitung - Jean-Louis Trintignant, la melancolía y la elegancia

Börse
Euro STOXX 50 -0.19% 3448.31
DAX 0.23% 12813.03
TecDAX 0.31% 2894.52
SDAX 0.41% 11930.6
MDAX 0.05% 25837.25
Goldpreis 0.31% 1812.9 $
EUR/USD -0.55% 1.0426 $

Jean-Louis Trintignant, la melancolía y la elegancia




Jean-Louis Trintignant, la melancolía y la elegancia
Jean-Louis Trintignant, la melancolía y la elegancia / Foto: © AFP

De apariencia melancólica pero dotado de un gran magnetismo, el actor francés Jean-Lous Trintignant murió este viernes a los 91 años, tras una larga carrera de seis décadas y películas como "Y Dios creó la mujer" o "Z".

Textgröße:

Su entrada en la historia del cine fue sonada, con "Un hombre y una mujer" de Claude Lelouch, Palma de Oro en Cannes en 1966.

Apenas tres años después lograba el premio a la mejor interpretación masculina con "Z" de Costa Gavras, una requisitoria contra la dictadura de los coroneles griega que resonaría rápidamente en América Latina.

Perfeccionista y púdico, enfermo de cáncer desde hacía varios años, Trintignant vivió un doloroso drama personal en 2003, cuando su hija Marie murió asesinada a golpes por el cantante de rock francés Bertrand Cantat.

Ese día "todo en mi interior quedó destruido", confesó años después.

Trintignant siempre albergó ideas suicidas, a pesar de una pasión por la interpretación que lo condujo rápidamente al éxito, y que supo administrar de forma prudente, al contrario de otros coetáneos de la misma generación encumbrados en los años 60.

- Educación austera, pasión por el teatro -

Jean-Louis Trintignant nació el 11 de diciembre de 1930 en Piolenc, en el sureste de Francia, hijo de un industrial y sobrino de un conocido piloto de carreras de la época, Maurice Trintignant.

Educado de forma rigurosa, su timidez no le impidió optar por el teatro.

En 1951 debuta en París con la obra teatral "María Estuardo" de Schiller y cinco años después en la gran pantalla con "Si tous les gars du monde", de Christian-Jaque (en España traducida como "TKX no contesta").

Ese mismo año rueda "Y Dios creó la mujer" con Brigitte Bardot, dirigida por el marido de ella, Roger Vadim. Trintignant llegó a afirmar que lo eligieron simplemente porque era "guapo". Los amoríos con Bardot provocan sensación.

Tras un servicio militar traumático en Argelia, en plena guerra de la independencia, el actor reparte de nuevo con "Las amistades peligrosas", de nuevo bajo la batuta de Vadim (1960).

Son años de frenesí cinematográfico, siguiendo la estela de las dos grandes estrellas del momento, Jean-Paul Belmondo y Alain Delon.

Rueda "Un hombre y una mujer" con Anouk Aimée. "¿Arde París?" con el propio Belmondo (1968), "El hombre que miente" en 1968, por el que recibe el Oso de Plata al mejor actor en Berlín.

Trintignant tiene predilección por los personajes ambiguos, impenetrables, inquietantes. Con los años su máscara se vuelve en un formidable recurso interpretativo, como su voz, profunda y muy reconocible para el espectador.

- Vuelta al teatro -

En Italia rueda "El fanfarrón" de Dino Risi (1962) y luego "El conformista" de Bernardo Bertolucci (1970).

En 1973 se atreve a ponerse detrás de la cámara: "Un día bien aprovechado". Reincide con "Le maître-nageur" (1979) sin gran éxito.

En los años 80 este anticonformista vuelve su mirada al teatro. Pero los directores también persisten en llamar a su puerta: "Mira a los hombres caer" de Jacques Audiard o "Tres colores: Rojo" de Krzysztof Kieślowski, ambas de 1994, son grandes éxitos de crítica.

Tras la muerte de su hija Marie deja el cine durante casi diez años. Vuelve con "Amor" (2012) un estremecedor retrato de un octogenario enfrentado a la lenta agonía de su mujer.

A las órdenes del austriaco Michael Haneke logra un César al mejor actor por "Happy End", en 2017.

Se prodiga con lecturas públicas de poemas en los teatros parisinos (su "terapia" y su "oficio verdadero", explica).

"Uno hace cine un poco por vanidad, para dejar de ser tímido", confiesa en una ocasión a la AFP.

En 2019 cierra un círculo con el director Claude Lelouch, al rodar "Los años más bellos de una vida", que representa la segunda parte de "Un hombre y una mujer". Como 53 años atrás, junto a Anouk Aimée.

Se casó primero con la actriz Stéphane Audran y luego con la directora Nadine Marquand con la que tuvo tres hijos: Marie, Pauline (fallecida cuando era bebé) y Vincent.

Tras divorciarse de Marquand, se casó en terceras nupcias con una piloto de carreras, Marianne Hoepfner.

Murió en su casa de Uzès, en el sur de Francia, "serenamente, de vejez, rodeado de sus seres queridos", precisó su esposa mediante un comunicado.

P. O'Kelly--BTZ