Berliner Tageszeitung - Quince muertos en una emboscada del EI contra las fuerzas prorrégimen en Siria, según una ONG

Börse
Goldpreis 0.31% 1812.9 $
Euro STOXX 50 -0.19% 3448.31
TecDAX 0.31% 2894.52
SDAX 0.41% 11930.6
MDAX 0.05% 25837.25
DAX 0.23% 12813.03
EUR/USD -0.55% 1.0426 $

Quince muertos en una emboscada del EI contra las fuerzas prorrégimen en Siria, según una ONG




Quince muertos en una emboscada del EI contra las fuerzas prorrégimen en Siria, según una ONG
Quince muertos en una emboscada del EI contra las fuerzas prorrégimen en Siria, según una ONG / Foto: © AFP

Al menos 15 combatientes porrégimen murieron y varios resultaron heridos el lunes en una emboscada, reivindicada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), contra un autocar militar cerca de Raqa, en el norte de Siria, informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Textgröße:

"Miembros del grupo yihadista EI atacaron un autobús militar en la región de Jabal Bishri, en la provincia de Raqa, y mataron a 15 combatientes prorrégimen e hirieron a varios otros", indicó el OSDH.

El ataque ocurrió en un camino entre Raqa, que llegó a ser un importante bastión del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y que ahora está bajo control de los kurdos, y la localidad de Homs.

El OSDH, una organización con sede en el Reino Unido que cuenta con una extensa red de informadores en Siria, indicó que hay varios combatientes heridos de gravedad.

El grupo EI reivindicó el ataque en un comunicado publicado por su órgano de propaganda, Amaq, en el que afirmaba que los yihadistas habrían matado a 13 personas que iban a bordo del bus, antes de prenderle fuego.

La agencia estatal de noticias SANA confirmó 13 muertos e informó --citando a fuentes militares-- que la emboscada ocurrió a las 06H30 (03H30 GMT).

El director del OSDH, Rami Abdel Rahman, señaló que la emboscada es la operación de este tipo más mortífera desde un ataque a principios de marzo que dejó 15 muertos en la región de Palmira.

En mayo, un ataque de grupos rebeldes no yihadistas dejó diez muertos entre los combatientes afines al gobierno en la provincia de Alepo convirtiéndose en el ataque más mortífero desde la tregua allanada en 2020 por Rusia y Turquía.

Antes de la intervención de Rusia en el conflicto sirio, el régimen de Bashar Al Asad controlaba una quinta parte de su territorio.

Pero con el apoyo de Rusia y de Irán, el gobierno logró recuperar terreno y revertir el rumbo de la guerra, que comenzó cuando el régimen reprimió violentamente las protestas prodemocracia.

W. Winogradow--BTZ